Viedma.- La jefa de Gabinete de la Unidad de Ministro, Salomé Katz, expresó que «solicitamos para Río Negro un trato diferenciado a la hora de establecer requisitos para que nuestros productores accedan a los subsidios nacionales».

Dichas declaraciones fueron realizadas luego de haber participado de la reunión del Consejo Federal Vitivinícola, que sesionó en Mendoza el pasado viernes.

Durante el encuentro presidido por el Ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, Carlos Casamiquela, se realizó un análisis de la situación general del sector y se presentaron proyectos productivos para el desarrollo de las economías regionales.

“Cuando se habló de los aportes específicos para el sector, se informó que se espera en un corto plazo la entrega de más fondos para las provincias”, aclaró y agregó que “en este momento Nación está dando subsidios destinados específicamente a pequeños y medianos productores pero se firmaron convenios con otras provincias y con nosotros no. Entiendo que la semana que viene nos estarían incluyendo”.

Katz informó que “cuando se consideró la situación general de la vitivinicultura, como estaban presentes Mendoza, San Juan, Catamarca y La Rioja, lo que planteamos desde Río Negro, tal como nos pidieron el gobernador Alberto Weretilneck, y el ministro Marcelo Martín, es que nuestra realidad, tanto en la cantidad de producción como de productores dedicados a la actividad, es diametralmente diferente a la que viven en las demás provincias productoras de vid”.

“Pero la situación no escapa a la de todas las economías regionales, por lo tanto, lo que solicitamos es un trato diferenciado a la hora de poner las pautas o requisitos que deben cumplir los productores para obtener los beneficios que está dando Nación”, aseveró.

Situación vitícola rionegrina

Sobre la realidad de la producción vitivinícola de Río Negro, la jefa de Gabinete sostuvo que de acuerdo a los informes elevados por el director del área, Carlos Banacloy, “esta fue una temporada complicada debido a la lluvia de abril, que produjo pérdidas en la cosecha ya que para esa fecha todavía había uvas en las plantas. Esto produjo una merma de entrada de materia prima a las bodegas, de aproximadamente 40%, ubicando a la vendimia en la más baja de los últimos 5 años”.

Agregó que “posteriormente, se sufrieron dos episodios importantes de heladas. Uno en el Valle Inferior, en octubre, con pérdidas de más del 80% de la producción; y otro en el Alto Valle, en noviembre, de características únicas por la fecha en la que sucedió, produciendo un merma en los kilos cosechados por cuadro”.
“De todos modos estamos en plena cosecha y los informes de INV sobre stock vínicos a la fecha, nos indican que la región Patagónica cuenta con una cosecha y media dentro de las bodegas”, destacó.

Sobre las principales dificultades que enfrenta el sector, Katz hizo mención de “la falta de demanda de uva en la región; pérdidas producidas por los temporales; falta de mano de obra en la cosecha; y costos de producción cada vez más elevados”.

En este sentido, detalló que la falta de demanda de uva se da, tanto para varietales, como para uvas comunes. Al respecto, informó que “se realizó un revelamiento a productores primarios para conocer el estado de situación y se observó que el 70% de la producción de viñateros no está pactada con la bodega para su procesamiento. Por este motivo, estimamos que va a quedar uva en la planta”.

Asistencia del Gobierno de la Provincia de Río Negro

En el mismo informe elevado por Banacloy, se detallan las asistencias económicas brindadas por la Provincia a los productores vitivinícolas. Entre ellas, figuran los subsidios por daños ocasionados por inclemencias climáticas; aportes no reintegrables para la producción primaria; asistencia a la cadena de comercialización; creación de un fondo rotatorio para la compra de insumos para todos los eslabones de la cadena de elaboración; y la incorporación de este sector al financiamiento ofrecido por Río Negro Fiduciaria.

Los datos marcan que la producción vitivinícola de Río Negro está compuesta por 29 bodegas, 20 elaboradores caseros y 15 artesanales. Añade que “el 75% de los productores primarios poseen menos de 7 hectáreas. El rendimiento promedio es de 5.000 kilos/ha para los viñedos con uva para vinificar y 12.200 kilos/ha para las plantaciones destinadas a uva de mesa.

Finalmente, se resaltó que “los factores causantes de los bajos rendimientos en la cosecha son las heladas tardías; el bajo estado nutricional del viñedo; los daño por granizo. Actualmente, en Río Negro ingresan 8.000.000 de kilos de uva a bodega, promedio de las últimas cuatro temporadas.

Prensa Gobierno