Estudiantes acuden a la F.I.A.

Viedma.- Un grupo de estudiantes realizó una denuncia en la Fiscalía de Investigaciones Administrativas de Río Negro, pidiendo intervención al fiscal Marcelo Ponzone, pidiendo que se investiguen responsabilidades de los organismos de la provincia por incumplimientos en materia de control y para determinar si existieron perjuicios al Estado en pagos por la Planta Modular, que fue contratada por 13 millones y se terminó costando 21 millones.

Un grupo de estudiantes del Centro regional Universitario Bariloche de la Universidad Nacional del Comahue, realizó una presentación en la Fiscalía de Investigaciones Administrativas de la Provincia de Río Negro, para que el fiscal Marcelo Ponzone tome acciones y determine si hubo un perjuicio al Estado en la contratación de la Planta Modular y si existieron incumplimientos por parte de los organismos pertinentes, en el cuidado y control del Lago Nahuel Huapi.

En la misma presentación, los estudiantes del CRUB apuntaron contra la falta de inversión para evitar que esto ocurra. Concretamente, pidieron que se investigue el decreto 1456, en el que se incumplen los plazos acordados para poner en funcionamiento la Planta Modular, que hubiera evitado derramar al menos 10 mil litros de líquidos cloacales por día, si se hubiera puesto en marcha según los plazos establecidos en el mismo decreto firmado en 2012.

Además, cuestionaron que la obra fue contratada por casi 13 millones y terminó saliendo 21 millones, algo que podría considerarse como “un daño” al patrimonio del Estado Provincial.

Durante la recorrida por el lago, los estudiantes se mostraron preocupados por determinar si las autoridades de la Secretaria de Medioambiente y Desarrollo Sustentable de la Provincia de Río Negro y el Departamento Provincial de Aguas realiza o realizó controles de las aguas.

Pero, fundamentalmente, saber si realizaron “controles” o si tomaron alguna medida para evitar que cientos de miles de litros anuales de aguas servidas se derramen en el espejo de agua más preciado de la ciudad lacustre.

Por otro lado, los estudiantes señalaron que se debe conocer exactamente quién es el responsable de la provincia, y “si existe un protocolo previsto para estas situaciones por parte de las autoridades”.

Facundo Villalba, uno de los denunciantes, informó al fiscal que “todavía no sabemos el impacto que tiene este aporte de materia orgánica sobre nuestro lago. Hasta ahora hay muchas suposiciones a partir del estudio de otros casos en el mundo, pero concretamente no se ve un interés de los organismos de control en conocer el verdadero impacto de la contaminación lacustre, que es el primer paso para comenzar a revertir la situación”.

Por su parte, Nahuel Capobianco, aseguró que “una de las posibilidades es que haya una contaminación que de pronto “estalle”, debido a la excesiva acumulación de materia orgánica que puede existir en el fondo del lago. Si eso sucede, la recuperación llevaría décadas”.