Deber谩 cumplir una condena de cinco a帽o por robar una cartera

Cipolletti: Le rob贸 la cartera a una mujer con un cuchillo y deber谩 cumplir una condena de cinco a帽os de prisi贸n.

El Superior Tribunal de Justicia (STJ) confirm贸 una condena dictada por jueces de Cipolletti en un hecho que ocurri贸 una tarde de verano en el barrio Del Trabajo. El hombre condenado se trasladaba en una moto, abord贸 a una mujer y utiliz贸 un cuchillo con el que apunt贸 a la v铆ctima para sustraerla su cartera marca Adidas con varios elementos.

El 16 de febrero de 2017, la C谩mara Primera en lo Criminal de Cipolletti resolvi贸 condenar a H茅ctor Ariel Vallejos, como coautor del delito de robo con armas, a la pena de cinco a帽os de prisi贸n.

La defensa p煤blica interpuso una casaci贸n y, como fue denegada, llev贸 un recurso de queja ante el STJ.

El defensor cuestion贸 el testimonio de la denunciante, consider贸 que era contradictorio y cambiante y que no hubo otros testigos.

Al analizar el recurso, el STJ adujo que la sentencia permite advertir el acierto del juzgador. 鈥淓n efecto, el tratamiento de la primera cuesti贸n propuesta a la deliberaci贸n -sobre la existencia del hecho y la participaci贸n del imputado- realiza un m茅rito completo del testimonio de M.M.C, mediante inferencias y por otras apreciaciones propias de la inmediaci贸n. En lo que hace a las primeras -ya que las segundas no se encuentran sujetas a control casatorio-, el a quo analiz贸 la modalidad de identificaci贸n del imputado por parte de aquella, lo que incluye los aspectos que hac铆an a su posibilidades de observaci贸n -el hecho ocurri贸 en la v铆a p煤blica, a plena luz del d铆a, a cara descubierta y en una situaci贸n de cercan铆a entre ambos- y la certeza que dijo tener en la identificaci贸n lograda. El relato de la v铆ctima acerca del procedimiento efectuado, primero observando un 谩lbum de fotos y luego participando del reconocimiento en rueda de personas, no fue puesto en entredicho por la Defensa ni genera dudas sobre el grado de convicci贸n alcanzado鈥.

Esto me permite avanzar sobre un aspecto de la subsunci贸n jur铆dica de los hechos -segunda cuesti贸n, la figura del robo calificado-, pero que en rigor responde a una cuesti贸n de hecho, cual es que -con id茅ntica convicci贸n y nivel de detalle- la v铆ctima pudo dar cuenta del arma blanca utilizada, en tanto explic贸 que se trataba de una de hoja larga, con filo de los dos lados que no era un tramontina sino como una navaja pero m谩s grande鈥, y aclar贸 que incluso ten铆a 鈥渆l cuchillo con el filo hacia el abdomen, de costado鈥, que el imputado le apoy贸 m谩s fuerte en el cuerpo cuando al principio se resisti贸 la sustracci贸n. De dicha precisi贸n se desprende que la cuesti贸n de la utilizaci贸n de modo propio de un elemento capaz de aumentar el poder vulnerante del imputado fue adecuadamente tratada por el juzgador y, adem谩s, que el testimonio era id贸neo para establecer la autor铆a y la modalidad calificada de la acci贸n; esto 煤ltimo tanto por la calidad de arma como por su potencialidad intimidatoria, que fue efectiva en raz贸n de que la v铆ctima refiri贸 haber sentido mucho miedo y por ello entreg贸 sus pertenencias鈥, dice el fallo.

Afirm贸 el STJ que 鈥渆n consecuencia, ha acertado el tribunal a quo en su decisi贸n de no habilitar la instancia, dado que el recurso casaci贸n consist铆a -en efecto- en la mera reedici贸n de agravios ya tratados con argumentos suficientes, sin plantear una l铆nea de razonamiento distinta, fundamento que el remedio en examen no logra rebatir鈥. Con esa premisa rechaz贸 el recurso de queja y confirm贸 la sentencia.