«El Estado tiene que mejorar sus propios controles», dijo Weretilneck

Bariloche.- El gobernador Alberto Weretilneck se refirió a la denuncia por una red de trata que operaba con menores bajo la tutela del Estado en Viedma. Sostuvo que «nos obligará a ver si los protocolos de actuación son los adecuados».

El Gobernador se refirió en diálogo con Radio Seis, a la denuncia por corrupción de menores bajo la tutela del estado. Sostuvo que es un caso grave y traumático y no dudó en afirmar que «no hay delito más aberrante que este».

No obstante, destacó el trabajo de los técnicos del Ministerio de Desarrollo Social que «fueron quienes detectaron la situación y presentaron las denuncias».

Informó que las víctimas y sus familiares están «bajo el sistema de protección de testigos y a disposición de la justicia para que marque claramente quiénes son los responsables y culpables».

Respecto a la responsabilidad del ministerio señaló que lo ocurrido «nos obligará a ver si los protocolos de actuación que se llevan adelante» son los adecuados y expresó que «cuando se habla de vulnerabilidad, menores, familias destruidas es complejo y difícil sacar adelante esta situación, porque no hay contexto de apoyo».

«Siempre de una tragedia, de un dolor, de una situación como esta, se aprende y esperamos poder resolver este tema», sostuvo Weretilneck y agregó que la administración pública tiene una importante cantidad de trabajadores por lo que «siempre estamos expuestos a la infidelidad de un trabajador, desde la corrupción de un trabajador hasta un mal desempeño». En este caso «teníamos un operador del ministerio que hacía de vínculo entre los adultos y las menores», explicó e insistió en que «el Estado tiene que mejorar sus propios controles de funcionamiento».

Manifestó que «es imposible prevenir conductas individuales y personales que están más allá de cualquier mecanismo de control que pueda tener el estado».

Consultado respecto a la antigüedad de los hechos denunciados precisó que «se habla de mucho tiempo, años, pero no con las mismas nenas, y no el vínculo con el Caina, habría una conducta de estas personas con intermediarios con nenas menores de edad, no necesariamente en situación de protección por parte del estado».

Finalmente, Weretilneck pidió «que haya justicia, que los fiscales y jueces tengan pruebas necesarias para condenar a todos los que haya que condenar y que desde el estado en su conjunto tengamos mejores mecanismos de prevención».

Fuente: Bariloche 2000