“La música me sirvió para hacer política”

Jacobacci.- El intendente de Jacobacci encabeza el trío folclórico Temporales. Cuenta que este año, “casi sin buscarlo”, participaron del Pre Cosquín, y llegaron a la final. Su vocación y lo que le dejó la experiencia.

Descubrió su vocación por la música cuando era muy chico, toca varios instrumentos y su pasión por el folclore lo llevó a conquistar el escenario mayor de Cosquín. Junto a su grupo Temporales, en diálogo con La Tecla Patagonia, el intendente de Ingeniero Jacobacci, Carlos Toro, cuenta de dónde viene su faceta artística, como nació el trío que encabeza y cómo se dio la posibilidad de participar, y llegar a la final, en uno de los eventos populares más tradicionales de nuestro país.

-¿Cuándo surge esta virtud artística del intendente?

-Desde muy chico. Mi papá tocaba el acordeón en las fiestas familiares, y ahí empecé. Después, cuando me fui a estudiar a La Plata, me coparon los centros de estudiantes, que eran un punto de en-cuentro para la guitarreada. Comencé a cantar y a tener esta vocación por la música. Me gustó, y aprendí a tocar varios instrumentos: acordeón, charango, violín y percusión.

-¿Cómo nace el trío Temporales?

-Consecuencia de las cenizas del volcán que cayeron en el año 2011. Por la angustia que causó esta circunstancia, en lugar de elegir un psicólogo elegíamos juntarnos con unos amigos, todos los miércoles a la noche, a comer algo y hacer música. Se dio que uno de ellos estaba haciendo un posgrado de arreglos vocales; empezamos a probar como sonaban y arrancamos preparando algunos temas. Ahí quedó armado el trío, pero el nombre se lo pusimos cuando apareció la posibilidad de competir en el Pre Cosquín que se hizo en Choele Choel.

-¿Qué significó participar de este tradicional evento popular?

-Fue algo que no pensábamos que iba a suceder, había grupos muy buenos. Cuando ganamos en Choele yo pensé que no íbamos a ir, pero los chicos estaban entusiasmados y fuimos. Fue muy importante, primero, ser representantes de Río Negro, y además, en mi caso, que estoy relacionado con la actividad política, me da un panorama y me pinta una situación privilegiada para poder ver lo que se puede lograr desde las áreas culturales de los distintos gobiernos, municipales y provinciales, para buscar la forma de potenciar a los talentos que existen en las distintas comunidades.

Más allá de la experiencia: Lo que le dejó su paso por Cosquín

“A mí me dio mucho placer, cada vez que subía un grupo a cantar o sonaba una chacarera, ver a cientos de jóvenes con las manos levantadas, bailando”, comenta el intendente Toro sobre una de las cosas que más le impresionaron del festival. “Una juventud sanísima”, añade.

“Entonces dije: “Llego a Jacobacci y lo primero que hago es ponerme a trabajar”, porque me parece muy importante lo que significa la cultura para el enriquecimiento de la persona, para el desarrollo humano”, explica el jefe comunal.

Es por eso que “hay que poner a disposición espacio, recurso humano” para el desarrollo de estas actividades, porque “no me imagino a un artista siendo un delincuente”, afirma.

“Estas son las cosas que voy a potenciar en este gobierno”, agrega.

Política – virtud artística: “Me abrió muchas puertas”

-¿Se le complica combinar la política con esta pasión?

-No, porque, en realidad, la música me sirvió para hacer política, me abrió muchas puertas. Nos hemos reunido en el campo con la gente para tratar temas relacionados a los caminos vecinales, resolver el tema de la producción o cuestiones que tienen que ver con los comedores escolares, y al finalizar la reunión se come un asado y terminamos haciendo algo de música. La verdad es que a mí me dio grandes satisfacciones la música (…).

Es muy importante, por eso quisiera que todos los jóvenes, los niños, tuvieran la posibilidad de abrazar una guitarra o tocar un instrumento. La veta artística uno la tiene que descubrir; muchas veces uno no sabe que la tiene, por eso hay que dar oportunidades. Por eso, ni bien acomode financieramente el municipio, tengo un proyecto para que un centro comunitario sea todo de música, con guitarras eléctricas y criollas, bajos, batería; para los jóvenes que quieran ir a tocar.

Fuente: La Tecla Patagónica