Las Perlas despertó

Opinión.- (Jorge Ocampos) .- Por segunda vez, en pocas semanas, parte de la comunidad de Las Perlas ha reaccionado con fuerza, por la precariedad de sus servicios básicos.

Primero fue porque comenzó el ciclo lectivo, y el edificio de la escuela primaria no estaba en condiciones y no lo estará por algunas semanas más.

Ahora, la nueva reacción se ha producido por carecer de atención básica para problemas de salud.

Solo ante el enojo de los vecinos el gobierno rionegrino ha intentado reaccionar, enviando ministros, secretarios y legisladores, para calmar los ánimos y ensayar respuestas de ocasión, pero sin llegar a mostrar soluciones de fondo y permanentes.

Lo hemos dicho varias veces. Las Perlas es el poblado rionegrino menos atendido por los gobiernos provincial y municipal de Cipolletti, cuya jurisdicción caprichosamente integra.

Hemos propuesto, también, que es necesario comenzar a dar respuestas, desde una planificación integral del poblado, un relevamiento de necesidades en materia de servicios básicos y un plan de obras de ejecuciones concertadas y coordinadas, para avanzar en escuelas, servicios de salud, agua corriente y potable, cloacas, seguridad, electricidad y gas.

A la vez pretendemos que se dé un paso decidido en el fortalecimiento institucional del poblado, que hoy carece hasta de una mínima comisión vecinal reconocida. Las Perlas tienen habitantes suficientes como para constituir un municipio, de categoría a determinar, pero que comience a trabajar en su autonomía y con un gobierno local representativo, que conduzca un proceso de ordenamiento urbano y sea la representación genuina de las demandas sociales.

Mientras no se avance en unificar la personaría de la representación vecinal –que hoy la debería asumir el intendente de Cipolletti- presenciaremos tal vez en forma cada vez más frecuente, el enojo de vecinos, hartos de soportar el abandono, el olvido y la marginación.

Y un gobierno provincial que viaja presuroso como un bombero a aplacar los ánimos con respuestas que generalmente generan una reacción contraria a la buscada. Y los problemas y los enojos se siguen incrementando.
Y esto, lamentablemente, se repetirá porque la población perlense ha despertado, y los gobiernos provincial y municipal siguen dormidos.

Jorge Ocampos
Legislador-CC- ARI