«Los productores de peras y manzanas se merecen la misma ayuda que los de soja»aseguró Weretilneck

Viedma.- El Gobierno de Río Negro requerirá a Nación la puesta en marcha de un fondo destinado a los pequeños productores de peras y manzanas, similar al anunciado anoche por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner para el sector productor de granos.

En tal sentido, desde el Gobierno de Río Negro se propone que se baje el 5% de las retenciones a las exportaciones de peras y manzanas y se destine ese monto a la conformación y puesta en marcha de distintos programas de asistencia a los productores.

El lunes por la tarde, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner anunció la creación de un fondo de estímulo para los pequeños y medianos productores de granos, por 2.500 millones de pesos al año. Con esta medida busca atender la problemática que registra este sector a causa de la caída de los precios internacionales de los commodities.

En este marco, el Gobierno de Río Negro requerirá a Nación un trato similar para los pequeños productores de fruta de pepita, afectados en igual medida que los de granos por las condiciones e inequidades de los mercados internacionales.

“Nuestros productores afrontan año a año costos de producción mucho más elevados, con un altísimo nivel de riesgos y, sin embargo, siguen apostando a la producción. Se merecen el mismo trato que los que producen soja u otros granos en las zonas de nuestro país”, sostuvo al respecto el gobernador Alberto Weretilneck.

Agregó el Gobernador que “la situación de la fruticultura es incluso más desventajosa que la de la producción de granos, habida cuenta de los mayores costos de producción generados a raíz de la necesidad de mucha más mano de obra para la realización, tanto de las tareas culturales (poda, raleo, limpieza de canales), como de cosecha”.

La producción frutícola demanda un 70% más de mano de obra que la producción de granos, y su incidencia en el complejo económico es mucho más significativa si se tiene en cuenta su impacto en la generación de empleo.

El pedido se fundamenta en que la baja de los precios en los mercados internacionales, la pérdida de rentabilidad, el aumento de costos, y las pérdidas por contingencias climáticas, generarán un balance económico global negativo superior a los U$S180.000.000 en la temporada 2015.

Solamente por la evolución negativa de los mercados debido a la variación de los precios y de las cantidades exportadas, tanto de fruta en fresco como de jugos concentrados, se prevén pérdidas de más de U$S99.000.000.

En tal sentido, los menores valores de venta respecto del 2014 provocarán una pérdida estimada de U$S66.304.347, (U$S62.145.009 para fruta en fresco y U$S4.159.337 en jugos concentrados), mientras que por los menores volúmenes exportados, el impacto negativo será de U$S33.214.129 (U$S21.101.588 en frutas en fresco y U$S12.112.541).

De esta manera, las pérdidas totales estimadas por la variación de precios y la variación en cantidades, serán de U$S83.246.597 para la fruta en fresco y de U$S16.271.878 en jugos concentrados.

En este marco, al hacer una proyección del Balance del Complejo Frutícola Regional en 2015, a estos índices negativos se les debería sumar la pérdida de rentabilidad que se produce por el crecimiento de los costos internos respecto a los precios de los distintos mercados y los volúmenes enviados a cada uno de ellos.

Es decir, el precio en la mayor parte de los mercados (salvo el mercado interno) declina en 2015, lo que de por si produce una menor ingreso en la región, y los costos de la cadena frutícola superan el 35% de incremento en pesos (lo que significa un importante aumento en U$S de los costos), con lo cual se espera un balance económico global fuertemente negativo que superaría los U$S180.000.000.

Prensa Gobierno