Ocampos: «en la contaminación de nuestros ríos estamos mal y seguimos peor»

Al ser consultado por distintos medios periodísticos regionales, el presidente del Bloque de legisladores Alianza Coalición Cívica ARI-Cambiemos, analizó el estado de situación actual en cuanto a las responsabilidades y soluciones posibles a la contaminación creciente de nuestros ríos.

“Seguimos inmersos en un cúmulo de impericias, negligencias, desatenciones, promesas incumplidas, plazos de obra eternos, y fundamentalmente, negacionismos, que nos han llevado a la situación actual”, enfatizó Jorge Ocampos. Y agregó, «la frutilla del postre son últimas declaraciones de las autoridades del DPA y de ARSA afirmando nuevamente que la sanidad del río Negro está en perfectas condiciones».

«Ya en noviembre de 2014 nuestro Bloque presentaba una denuncia penal ante la Unidad Fiscal de Atención Primaria, perteneciente a la IV Circunscripción judicial con asiento en Cipolletti. Por la contaminación del río Negro en cercanías de la localidad de Cipolletti, mientras que en febrero de 2015 realizábamos una denuncia penal en el Fuero Federal en el mismo sentido. Y en febrero de 2016 proponíamos a la Legislatura un proyecto de ley de emergencia de nuestras cuencas hídricas que ni siquiera fue puesto a discusión en las comisiones legislativas»,
recordó.

«La verdad», afirmó el legislador arista, «es que la calidad de las aguas de nuestros ríos, otrora motivo de orgullo, es cada vez peor, la cantidad de balnearios vedados al uso recreativo se incrementa año a año y las denuncias por vertidos sin tratar y focos de contaminación se multiplican día a día. Si hablamos de la cuenca del río Negro las responsabilidades por la situación actual comprenden a los gobiernos provinciales de Río Negro y Neuquén, la AIC, el DPA, ARSA, el EPAS entre otros. Y también al gobierno nacional porque la magnitud del
problema a enfrentar requiere de un esfuerzo conjunto de todo el sector público».

Repasemos un poco algunos hechos de la historia reciente reflexionó el legislador: «Bariloche, Cipolletti, Fernández Oro, Allen, General Roca, Villa Regina, Viedma vierten periódicamente, por parte de sus líquidos
cloacales sin tratar a la cuenca, por fallas, colapsos, plantas sobre saturadas que han quedado sub dimensionadas, etc. El caso de Choele Choel es emblemático ya que el 100% de los vertidos crudos llegan al río Negro».

«A lo expuesto cabe agregar los deficientes sistemas cloacales de Centenario, Plottier y la ciudad de Neuquén que no hacen más que agravar la situación del río Negro», mencionó.

«Si bien es cierto que se están emprendiendo algunas obras, y se han incluido Planes Directores de Desagües cloacales de 10 localidades en el denominado ‘Plan Castello’, que por tal motivo acompañamos con nuestro voto en la Legislatura, la lentitud entre el anuncio y la efectiva concreción es exasperante pero además, reiteramos lo que decíamos a fines del año pasado: Si los responsables de todos estos organismos dedicaran la mitad del tiempo que se pasan desmintiendo la realidad, pretendiendo ‘tapar el sol con las manos’, diciendo que está todo bien con el río hoy y clausurando mañana un balneario, brindándonos un tratado técnico y falaz sobre la Escherichia coli y el naftaleno; a la solución real y definitiva de estos problemas, estableciendo un plan integral e interprovincial de contingencia a corto plazo y una plan que de soluciones definitivas a mediano y largo plazo, tendríamos probabilidades de un mejor presente y especialmente un futuro más promisorio para las generaciones venideras», concluyó el parlamentario rionegrino.