Pichetto dio su aval a Weretilneck para una reforma de la Constitución

Viedma.- El senador y excandidato a gobernador del FpV ratificó su postura a favor de los cambios en la Carta Magna para lograr “un modelo de Estado más austero”.

– “Mi rol y diálogo es institucional, en favor de la gobernabilidad”.

“Ya lo dije, en Río Negro renuncié a la política partidaria y no seré candidato. Ya está. Lo intenté, pero no se logró”.

“Sí, hablamos con el gobernador Weretilneck de la reforma constitucional. Siempre la propicié en favor de un modelo de Estado más austero”.

Estas afirmaciones corresponden al senador Miguel Pichetto (FpV), cuya presencia en la provincia es casi inexistente desde su derrota gubernamental el año pasado.

“No abandoné el territorio porque sigo vinculado a las organizaciones. Pero casi no voy a Río Negro”, dijo ayer a este diario.

Por eso, se sorprende por ciertas críticas internas. “No estoy, no molesto. Renuncié a la conducción del PJ para promover un cambió generacional”, enfatiza.

Parece aludir a los recientes cuestionamientos de la diputada María Emilia Soria, pero esquiva la referencia directa cuando se lo consulta. “No voy a responder, no voy a caer en ningún conflicto partidario”, dijo.

En la charla con “Río Negro”, Pichetto encuadró su trato con el gobierno nacional en su “rol institucional” y “de gobernabilidad”. Convalidó su enlace y su interrelación con los gobernadores.

No reniega de lo hecho. Reivindica a los gobiernos de Néstor Kirchner y Cristina Fernández, pero ahora propicia la renovación de liderazgos en el justicialismo, a partir de Sergio Massa, Juan Manuel Urtubey y Florencio Randazzo, entre otros.

“El recambio lo pienso para la Nación, y también para Río Negro. Ya lo dije. No seré candidato a gobernador. Lo intenté pero no se logró”, remarcó.

Pichetto relata su función institucional en Río Negro y en el ámbito nacional.

Se detectan permanentes charlas con el gobernador Weretilneck.

Comparten “preocupaciones fiscales” entonces el parlamentario afirma que “el Senado no avalará la reforma en favor del Conurbano Bonaerense”, que significaría bajar recursos a las provincias.

Reconoció haber hablado con Weretilneck sobre una reforma de la Constitución rionegrina. “Siempre la propicié en favor de la reformulación del Estado, es decir, de un Estado más austero”. Agregó igual que el “proceso todavía está verde”. De todas maneras, ese respaldo de Pichetto alentaría el plan de reforma del mandatario.

Cabe recordar que días atrás otro peronista, el diputado nacional Martín Doñate, también se mostró a favor del llamado a una Convención Constituyente.

Pichetto delineó ayer sus propuestas para esas eventuales modificaciones. Insistió en un sólo mandato de cuatro años, como tienen Santa Fe y Mendoza. “No es nuevo. Ya lo planteé en mi campaña del 2007 y 2015”, recordó.

Entre otras reformas, mencionó cambios para la Justicia y los órganos de control. Entendió que la Constitución “debe volver a sus fuentes” y valoró la Carta Magna de 1957.

“No estoy, no molesto. Renuncié a la conducción del Partido Justicialista para promover un cambió generacional”.
Miguel Pichetto, sobre las críticas que surgieron desde el propio peronismo.
Gestiones “institucionales”
En su revisión “institucional”, Pichetto gestionó la reunión del ministro de Producción, Francisco Cabrera, con exportadores frutícolas y miembros del gobierno rionegrino, incluyendo al vicegobernador Pedro Pesatti. Allí se ratificó la continuidad de los reembolsos, entre otros temas. El senador agregó el análisis de complicaciones en mercado del norte africano (Magreb), como Argelia y Libia, con restricciones por la caída de importaciones argentinas o las disminuciones de ventas a Brasil y Rusia por sus crisis.
Pichetto también enumeró una reunión con el ministro de Interior y Obras Públicas, Rogelio Frigerio. “Quedó confirmada la conclusión del gasoducto Cordillerano”, contó, con un repaso de reactivación de planes de viviendas y obras viales.

Fuente: diario Río Negro