Proponen crear área natural protegida desde El Faro hasta Punta Bermeja

Viedma.- La legisladora Roxana Fernández (JSRN) promueve la creación del Área Natural Protegida “Estuario del río Negro, Colonia de Loros Barranqueros y zonas de influencia”.

El área se ubica en la zona de la desembocadura del río Negro y el primer tramo de la costa con acantilados, desde la Punta del Faro y por los siguientes 14 kilometros de costa, hasta Punta Bermeja (conocida como El Espigón), pero excluye en su totalidad el área de la Villa Marítima El Cóndor.

Expresa la autora que “el estuario del río Negro y las zonas aledañas a proteger, cuentan con características únicas que las hacen merecedoras de la aplicación de este estatus. Una alta productividad primaria caracteriza la desembocadura del Río Negro de la que dependen las etapas juveniles de varios grupos de invertebrados, peces y crustáceos, una gran diversidad de aves -residentes y migratorias-, diversos anfibios y reptiles, así como también mamíferos marinos y terrestres”.

Se trata de crear un Área Natural Protegida que contemple los usos tradicionales de bajo impacto ambiental que realiza la comunidad local, incluido el turismo de playa y la pesca deportiva desde costa, que, a la par de la conservación de su biodiversidad, “transformaría a esta región costera en un polo de turismo de la naturaleza de jerarquía internacional y generaría nuevas alternativas de desarrollo sustentable”, sostiene Fernández.

Su creación implica, además, “contribuir a la conservación del ecosistema del monte y conservar el patrimonio paleontológico, arqueológico e histórico presente en el área”.

“Se trata de un sistema de alta sensibilidad ecológica debido a la complejidad de los procesos que allí se desarrollan y a la baja o nula capacidad de recuperación ante impactos producidos por la actividad humana”, argumenta.

En la marisma del río Negro es de destacar la presencia regular de aves migratorias desde América del Norte (aguilucho langostero y diversos chorlos y playeros) que se alimentan en el cangrejal y en zona de Monte aledañas.

Fundamenta la parlamentaria que “la diversidad de invertebrados, crustáceos y peces mencionada “favorece también la presencia de mamíferos marinos en el área. Es particularmente importante la presencia del delfín franciscana en el estuario del río Negro y zonas costeras cercanas”, señala. La franciscana es un pequeño delfín endémico del Atlántico Sudoccidental.

La legisladora Fernández expresa que el lugar, “lamentablemente, se ha transformado en uno de los más amenazados de Sudamérica, con muchas de sus poblaciones en inminente riesgo de extinsión”.

Asimismo, “son frecuentes los avistajes de grandes manadas de toninas o delfines de nariz de botella que se alimentan cerca de la costa y se internan hasta más de 30 km. en el río, así como lobos marinos de un pelo. Ocasionalmente, se avistan frente a los acantilados ballenas francas australes y orcas”.

Los acantilados activos presentes en el área “constituyen un valioso ambiente de nidificación para las aves de la región y para algunos pequeños reptiles”. Destaca la presencia de loros barranqueros, golondrinas negras, lechuzas de los campanarios, carpinteros campestres y diversas aves rapaces diurnas, como el águila mora, el gavilán planeador, el gavilán ceniciento, el aguilucho de alas largas, el aguilucho común, el halcón peregrino y el halconcito colorado.

Legislatura Río Negro