Tolerancia “cero” a conducir bajo los efectos del alcohol

Viedma.- La legisladora Silvia Paz presentó un proyecto de ley que establece la prohibición de conducir bajo los efectos del alcohol, cualquiera sea la concentración por litro de sangre, así como para quienes sufran impedimentos físicos o psíquicos sin la licencia especial correspondiente, o hacerlo con las aptitudes disminuidas por el consumo de estupefacientes o psicotrópicos.
La parlamentaria señala que “en nuestro país, salvo para los conductores de camiones o conductores profesionales (donde el límite legal es cero), o para los motociclistas (0,2), la ley establece un valor de 0,5 gramos por litro de sangre como máximo permitido de alcohol para conducir vehículos, valor que se alcanza aproximadamente con dos copas de vino”.

Al respecto destacó que “el valor estipulado por la ley está muy por encima de aquél que los especialistas reconocen como inocuo; es decir, 0,5 gramos de alcohol en sangre disminuyen la velocidad de las reacciones reflejas y provocan una pérdida progresiva de las percepciones visuales laterales”.

Al ratificar que el alcohol “es el principal factor de riesgo” al conducir, la legisladora señala que las provincias de Córdoba y Salta ya han dispuesto la tolerancia cero de alcohol para todos los conductores de vehículos, en tanto que en Santa Fe y en el Congreso Nacional se encuentran en estudio iniciativas similares.

Luego refiere que “el consumo de alcohol está presente en más del 50 por ciento de los siniestros viales con muertos o heridos” y “con mayor incidencia entre los jóvenes” y que el número de incapacitados como consecuencia de estos accidentes es superior en cinco veces al de las víctimas fatales.

La legisladora Paz puntualiza en sus conceptos finales que “con el objetivo de aumentar la concientización en el ámbito de nuestra provincia respecto de la magnitud y la naturaleza de los problemas sanitarios, sociales y económicos causados por el uso nocivo del alcohol, y reforzando el compromiso del gobierno de Río Negro, es que se torna imperioso adoptar medidas que contrarresten el uso nocivo del alcohol”.