Tras “improvisación” de Nación, la Provincia “garantiza” garrafas

Bariloche.- El Gobernador criticó el nuevo programa de subsidio del Gobierno central para la adquisición de garrafas a valor social. Anticipó que “para que nadie se quede sin garrafa” Provincia volverá a instrumentar la provisión gratuita. Calificó de «fiscalista» la medida, y entendió que el objetivo del Gobierno Nacional es «ahorrar plata».

El polémico programa “Hogar” que modificó el sistema de subsidio para usuarios de garrafas sociales, fue duramente criticado por el Gobierno Provincial. Alberto Weretilneck calificó de “improvisada” la medida, y sostuvo que “los más perjudicados son los trabajadores, sus hijos y las personas humildes”.

El mandatario denominó “fiscalista” la iniciativa del Gobierno Nacional, y afirmó que su objetivo es “ahorrar plata”, y «se perjudica a quienes se debe defender”.

En tanto, Weretilneck destacó que el Gobierno provincial, durante los últimos dos años, instrumentó la entrega de garrafas sociales. En total, en la Zona Andina y Línea Sur, se entregaron 30 mil cilindros, mientras que en Bariloche el beneficio alcanzó a 3.700 familias, puntualizó.

En ese sentido, y en diálogo con la prensa local, Weretilneck anunció que este invierno se replicará el programa y se pondrán bajo análisis convenios con YPF Gas para su aplicación.
El subsidio nacional (de 77 pesos por cada garrafa de 10 kilos) que se aplicará de manera directa a los usuarios, lleva el valor de cada garrafa de 97 (valor de mercado) a 20 pesos.

Días atrás, el cambio en el sistema de subsidio a los consumidores de garrafas, provocó enojos entre los usuarios. Es que la finalización del Programa “Garrafas para todos” y su reemplazo por el “Hogar” no fue aceitado en sus plazos, y obligó a centenares de vecinos de Bariloche a comprar los tubos de 10 kilos a 97 pesos, mucho más que los 36 pesos que se pagaban hasta el momento.

Los beneficiarios serán todos aquellos hogares que no cuenten con acceso a gas de red y que perciban hasta dos salarios mínimos (9.432 pesos), y hasta tres salarios mínimos (14.148 pesos) para los hogares en los que resida un familiar discapacitado o que se ubiquen en viviendas de uso social y comunitario. (ANB)