Volcán Calbuco se mantiene altamente inestable y el ciclo eruptivo podría extenderse varios meses

Bariloche.- El escenario proyectado por el Sernageomin prevé nuevos pulsos eruptivos menores, de escaso volumen y sin precursores, (indicadores previos) y la formación de domos.

El Servicio Nacional de Geología y Minería (Sernageomin), a cargo de la Red Nacional de Vigilancia Volcánica de Chile, prevé como altamente posible que el ciclo eruptivo del volcán Calbuco, iniciado el pasado 22 de abril, se extienda por varios meses. Lo anterior, sobre la base de la historia geológica del volcán, emplazado en el límite de las comunas de Puerto Varas y Puerto Montt, entre los lagos Llanquihue y Chapo, en la región de Los Lagos, y tiene en su entorno a las localidades de Ensenada, Alerce, Colonia Río Sur, Correntoso y el camino internacional entre Puerto Varas y San Carlos de Bariloche (Argentina).

De momento se han observado la mayoría de las manifestaciones propias del estilo eruptivo subpliniano del volcán Calbuco, caracterizadas principalmente por la columna de cenizas y la emisión de material caliente que genera lahares primarios (flujo de sedimento y agua proveniente de derretimientos abruptos al entrar en contacto con lava o piroclastos), pero aun faltan fenómenos como la construcción de domos, que es propio del Calbuco, y que podría implicar una manifestación de mayor energía si se registra un cambio de estilo eruptivo, señaló la institución.

Hasta ahora, la erupción del Calbuco ha sido básicamente «explosiva», lo que se define por la emisión de piroclastos (fragmentos de material volcánico de tamaños de rocas o material más particulado como cenizas), pero -sobre la base de la historia geológica del volcán- se estima que podría registrarse una fase «efusiva», caracterizada por la emisión de lava. En todo caso, la institución ha recalcado que la lava del volcán Calbuco es viscosa (o sea, muy espesa), razón por la cual no es previsible que se observen «ríos» de lava, porque se trata de material que se desplaza muy lentamente.

En una eventual fase efusiva, señaló el director nacional del Sernageomin, Rodrigo Álvarez Seguel, «el volcán tiende a construir domos cuando lanza lava sobre la parte alta del edificio volcánico, los que posteriormente son destruidos para permitir nuevamente la apertura del ducto volcánico».

En suma, se esperan nuevos pulsos eruptivos menores, de escaso volumen y sin precursores (indicadores previos), porque el sistema está abierto y activo, lo que posiblemente sucederá dentro de las próximas semanas e incluso meses.

El 30 de abril se registró un nuevo pulso eruptivo, aun cuando la erupción se extiende de manera continua desde el 22 de abril pasado.

Este 1 de mayo, el viento continúa hacia el sudeste; es decir, hacia las localidades de Río Este, Lago Chapo, Canutillar, Cochamó, Puelo, Llanada Grande, y El Bolsón (esta última en Argentina).

Situación de los demás volcanes

Adicionalmente, la institución expresó que “es comprensible que, con 3 volcanes con diversa actividad eruptiva en Chile, la preocupación ciudadana aumente y se tienda a relacionar otros fenómenos naturales con el posible incremento de actividad en volcanes vecinos. Sobre el tema, informamos que sólo 3 de los volcanes monitoreados presentan comportamiento alterado respecto de su nivel de base. El volcán Copahue está en alerta Amarilla, el volcán Villarrica en Naranja y el Calbuco en Roja. Los restantes están en reposo y no muestran signo de alteración perceptible ni registrado por la Red Nacional de Vigilancia Volcánica del Sernageomin. Nuestro equipo científico y técnico está particularmente concentrado en la atención de crisis de los volcanes Villarrica y Calbuco, pero la Red mantiene el monitoreo 24/7 en tiempo real de los 43 volcanes más peligrosos que existen en el territorio”.

B2000